¿Compensa la élite deportiva?

Tras tratar los diversos casos de nadadores que se sitúan o se han situado entre la élite nacional e internacional, toca cuestionarnos si verdaderamente renta estar ahí, convirtiendo tu día a día en una rutina más que exigente que muy pocos son capaces de cumplir.
img_4152
Mireia Belmonte segundos antes de lanzarse al agua en un gran acontecimiento. Foto: Marca

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Muchos son los que comienzan el camino de intentar hacerse un hueco entre los nadadores más laureados del panorama nacional e internacional, sin embargo, pocos son los elegidos que consiguen soportar la dura y exigente rutina que requiere situarse en la élite deportiva.

Tras entrevistar a tres nadadores que han vivido de forma muy diferente su progreso en el mundo acuático (Carmen Balbuena, Gonzalo Rodríguez y Alberto Barragán), podemos analizar la situación que éstos han de vivir para estar en lo más alto. Ellos lo tienen claro, han decidido apostar por su carrera deportiva y, de un modo u otro, están recorriendo un arduo camino que culmina con la mayor de las satisfacciones que puede existir en la vida de un deportista de alto nivel: presumir de ser uno de los nadadores más destacados del panorama nacional. Sin embargo, y como ya hemos mencionado anteriormente, son muchos los que debido a la presión, la constancia y el sacrificio que requiere la alta competición, decidieron abandonar ese sueño, que para ellos tenía un precio a pagar demasiado elevado.

Algo que debemos considerar realmente importante es el hecho de saber valorar y reconocer el trabajo de los que están ahí, al pie del cañón día tras día, semana tras semana, mes a mes y temporada tras temporada luchando por ganarse su puesto entre la élite nacional e internacional; pero de igual forma, debemos ser capaces de valorar el esfuerzo de aquellos nadadores y deportistas que a pesar de luchar por situarse en la cumbre deportiva decidieron abandonar a mitad de camino, aquellos que se dieron cuenta de que estar en la élite no siempre compensa, porque tal y como dijo la gran nadadora española paralímpica Teresa Perales, hay que aprender a “dejar de ganar pero no perder”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s